Según estudio: Si eres honesta y directa te quedarás sola, sin amigos

Si eres honesta y directa te quedarás sin amigos, así lo dice estudio publicado recientemente por Journal of Personality and Social Psychology que asegura que decir las cosas como son resulta perjudicial para las relaciones sociales. De acuerdo con el estudio las personas que suelen hablar de manera mucho más directa y clara sobre todos los temas,tienen más problemas para relacionarse con los demás pues no a todos les gusta escuchar la verdad

Las personas que son menos directas y honestas son mucho más relajadas y por lo tanto gozan de un gran sentido del humor. Sin embargo la gente dice que las personas que no dicen la verdad, que se guardan sus sentimientos aunque no ataquen a las personas y vivan su vida suelen ser hipócritas

Además de que si eres más honesta y directa, o lo que el estudio llama moralmente consciente, tu sentido del humor será menor y esto la mayor parte de las personas no lo ve como cualidad sino como una característica que hace más difícil el trato, complicando así las relaciones de amistad.

Una de las características que un gran porcentaje de las mujeres buscan en un hombre es justamente que tengan buen sentido del humor; sin embargo esta investigación demerita esa cualidad pues podríamos estar entonces frente a un prospecto al que le falta sinceridad o que le cuesta trabajo ser directo.

“Aquellos que ponen menos énfasis en honestidad y sinceridad tienen más sentido del humor que sus homólogos moralmente conscientes”, dice la publicación. No obstante, no quiere decir que quienes son directos y sinceros carezcan totalmente de sentido del humor pues regularmente recurren al sarcasmo, un humor oscuro que no es agradable para la mayoría.

Las personas deprimidas sufren falta de placer y se aíslan socialmente, la cantidad y calidad de las relaciones sociales afectan a la salud física y mental “e incluso puede ser un factor determinante sobre la duración de la vida”.

Las personas sin filtro no saben inhibir sus sentimientos, pensamientos o emociones. Por eso, sueltan lo primero que les viene a la cabeza, sin contemplar las consecuencias de lo que comparten.

A menudo se escudan en su sinceridad incorruptible, pero ¡cuidado! No se debe confundir la verdad con enjuiciar a los demás de manera desagradable, sin fundamento alguno y sin que nadie haya pedido antes su opinión.

Bien es cierto que la base de toda relación personal duradera es la sinceridad. Ser honestos implica decir lo que se piensa, pero con respeto, cariño y en el contexto adecuado.

Por ejemplo, si no te gusta el nuevo corte de pelo de tu mejor amigo, es preferible que le digas “a ti te queda todo bien, pero te favorece más el que tenías”.

A que imperes rotundamente un “no me gusta nada, prefiero el otro”. Son dos maneras de decir lo mismo, pero una puede herir sensibilidades y la otra incluso puede animar.

Por eso, rara vez se muerden la lengua y tampoco suelen quedarse con las ganas de decir algo.

Su tintero está vacío, por aquello del dicho no se andan con medias tintas.
Son normalmente muy activas, presumen de su extroversión y no soportan los silencios.Y de haberlos y ser prolongados, los rompen diciendo lo primero que se les pasa por la cabeza.

No obstante, cuando alguien necesita de un amigo que le diga las cosas claras, siempre están en el top de su lista. Hay ocasiones, en las que nos es fundamental escuchar a alguien decirnos lo que piensa realmente la mayoría. Y, en estos casos, las personas sin filtro son muy preciadas, principalmente, porque el resto del grupo suele confiar en su honestidad.

Pero, si por el contrario, ante un momento delicado y doloroso, no miden sus palabras, pueden resultar verdaderamente aborrecibles. Tienden a hacer leña del árbol caído. Por eso, como vemos, su sinceridad es muy valorada en algunos casos, pero también muy temida en otros.

Recuerda quien tiene un amigo tiene un gran tesoro, dice el refranero popular y ahora la ciencia parece darle la razón, pues según un estudio, las personas con una amplia red de amistades muestran más tolerancia al dolor y ello gracias a las endorfinas.

Compartir

Dejanos tu Comentario!