Truco Para Limpiar Los Rieles De Tu Ventana; Rápido Y Efectivo. ¡Sin Esfuerzo Y Sin Químicos!

¿Habías escuchado alguna vez sobre la popular técnica para limpiar vidrios y ventanas?. Es una técnica que logra crear un método de limpieza bastante profundo, eliminando la suciedad de cada esquina.

Por esa sencilla razón, te voy a compartir esta grandiosa técnica, para que tú logres limpiar los carriles de tu ventana. ¿Quieres Saber Más? Quédate hasta el final.

Truco Para Limpiar Los Rieles De Tu Ventana.

En la mayoría de las ocasiones, los cristales de tu casa logran lucir de manera reluciente y cristalina, donde no se logra visualizar alguna suciedad.

Sin embargo, tú puedes darte cuenta que los rieles de la ventana, todavía logra mantener algo de suciedad, ya que puede ser una de las zonas más complicada de limpiar.

En ocasiones, en casos muy alarmantes. Se puede presenciar polvo, hongos e insectos se dan cita en este maloliente.

Pequeño y sucio espacio presente en cada una de las ventanas de las viviendas.

Logrando ser aún más difícil de acabar por completo esa suciedad.

Aunque, hay una buena noticia donde te indico que podrás eliminar esta suciedad con total facilidad, solamente siguiendo sencillos pasos.

Es bueno que antes de comenzar, preste mucha atención a todos los pasos para que no logres perderte un detalle y consigas un buen resultado. ¡Te deseo el mayor de los éxitos!

Limpiar el carril de la ventana sin esfuerzo

Vas a necesitar lo siguiente.

  • Vinagre blanco
  • Bicarbonato de sodio
  • Bastoncillos de algodón
  • Un cepillo de dientes viejo

Ahora, observa sus pasos a seguir..

Paso 1. Lo primero, es desmontar las ventanas y mosquiteras si es necesario. Con mucho cuidado.

Paso 2. Al instante, debes espolvorear el carril con el bicarbonato en polvo, es especial en las esquinas.

Paso 3. Luego, vas a echar un poco de vinagre por el carril, y deja que actúe la reacción efervescente para que arranque la suciedad.

Paso 4. Con la ayuda de un bastoncillo de algodón, vas a presionar el canto del carril, con la finalidad de desprender la suciedad que pudiera quedar en la junta.

Paso 5. Ahora, vas a echar una gran cantidad de agua y el carril, logrando quedar limpio sin esfuerzo.

Paso 6. A estas alturas, ya puedes ir observando la diferencia entre un carril tratado y uno sucio.

Utilizando un cepillo de dientes tendrás la capacidad de rematar las esquinas si fuera necesario.

Con estos sencillos pasos, ya has finalizado por completo la limpieza de tu carril de ventana. De una manera muy sencilla y sin tanto esfuerzo.