11 Consejos de calzado para olvidarte del dolor de los pies

Históricamente, los hombres fueron los primeros en comenzar a usar tacones. Desde principios del siglo X, los jinetes empezaron a usar botas con tacones porque les permitían tener un agarre más firme en los estribos cuando estaban sobre el caballo. Si embargo, hoy en día, todos nosotros, sin importar si somos hombres o mujeres, sufrimos de ampollas, callos, zapatos incómodos, tacones y mal calzado. ¡Afortunadamente, la situación ha mejorado mucho en los últimos 11 siglos!

Sabemos que caminar en tus propios zapatos a veces puede ser mucho más difícil que intentar caminar en los zapatos de alguien más. Aquí hay 11 consejos que te ayudarán a olvidarte del dolor de esta parte de nuestro cuerpo.

1. Pega tus dedos medio y cuarto juntos

Hay un nervio entre estos 2 dedos (los cuales se muestran arriba) que se perturba mucho cuando llevas tacones altos. Para hacer tu vida (y la de tus pies) más fácil, pega los dedos juntos con cinta. Aliviará la presión y hará que caminar sea más cómodo. Si no tienes nigún tipo de cinta a mano, también puedes intentar poner algodón entre estos dedos.

2. Usa tela para evitar el roce

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Gwendolyn (@lady_tactic) el


Las sandalias de goma son un tipo muy popular de zapatos para andar casual o realizar algún tipo de actividad cómoda. Pero las tiras finas a menudo frotan los dedos de los pies. Dado el hecho de que usualmente las usamos cuando hace calor, nuestros pies sudan más y el roce empeora. Para evitar esto, compra chanclas con correas que ya estén cubiertas de tela o hazlo tú mismo en casa de forma manual. ¡Lo bueno es que siempre puedes cambiar la tela de acuerdo a tu vestimenta, las veces que sea necesario!

3. Aplica bálsamo para los labios en las zonas propensas a las ampollas

El bálsamo labial hará que estas áreas sean más suaves y resbaladizas, además es algo que probablemente siempre tengas en tu bolsa y se puede volver a aplicar cuando sea necesario. Solo usa un producto transparente para evitar manchas dentro de los zapatos. Y asegúrate de usar el bálsamo para estas áreas separado de el que usas para tus labios.

4. Prueba el champú seco para evitar resbalones

Algunas marcas de productos para los pies tienen polvo especial para estos, que absorbe el sudor y evita que tus pies se deslicen. Pero también podemos usar champú seco para este mismo propósito. Rocía el producto sobre tus pies para evitar que se deslicen (especialmente cuando usas tacones). Y no olvides lavarte cuando llegues a casa.

5. Absorbe el sudor durante el día

Los pies sudan, eso es bastante normal y no hay nada de qué avergonzarse. Pero intenta usar toallas femeninas dentro de los zapatos para absorber ese sudor durante el día. Puede parecer un poco extraño, pero funciona muy bien, además, ¡si sabes que no te vas a quitar los zapatos en un lugar público, entonces no tienes nada de qué preocuparte!

6. Deshazte del mal olor y detén el crecimiento de bacterias

Los pies sudorosos y el interior del zapato húmedo son un entorno perfecto para que crezcan las bacterias, y estas causan algunos problemas con los hongos de los pies. Va a ser doloroso caminar cuando tus dedos de los pies estén irritados y con picazón.

Para evitar esto, hay varias cosas que puedes probar:

  • Mezcla agua y vinagre en proporciones iguales y usa esta solución para rociarla adentro de tus zapatos.
  • Mezcla alcohol, vinagre de manzana y un par de gotas de aceite de árbol de té y rocía dentro de los zapatos.
  • Llena filtros de café con bicarbonato de sodio, ponlos en los zapatos y déjalos allí durante la noche.
  • Otra opción es colocar bolsas de té sin usar dentro de los zapatos durante la noche.

7. Ir a comprar zapatos en la noche

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Carrie Bradshaw Life Style 👠 (@carriebradshawsc) el

Si estás buscando un par de zapatos que usarás todo el día, tiene sentido probártelos por la noche. Ya que durante el día, nuestros pies se hinchan y como resultado, se vuelven un poco más grandes en tamaño. Así que ponerse zapatos nuevos cuando tus pies están en su mayor tamaño puede hacer una gran diferencia. Lo último que realmente quieres es conseguir un par de zapatos nuevos que se ajusten perfectamente bien por las mañanas pero se vuelvan increíblemante incómodos al final del día.

8. Prueba a doblar la punta del zapato

Al elegir un par de zapatos elegantes, asegúrate de intentar doblar la punta de estos. Ya que esta es la parte del zapato que toca el piso y es el área donde pones la mayor parte de tu peso. Si se puede doblar, entonces es una buena señal.

Los zapatos que son demasiado rígidos y no se doblan serán una verdadera “piedra en el zapato”. Terminarás con un paso antinatural durante el día y el dolor al anochecer será indescriptible.

9. Escoge zapatos con punta levantada

Otra cosa a la que hay prestar atención es si la punta del zapato está ligeramente levantada. Eso también puede hacer que el calzado sea más cómodo, ya que ayuda a eliminar la diferencia de altura. Si tus dedos de los pies se elevan 2 centímetros sobre el suelo, caminar puede volverse menos doloroso.

10. Elige un tacón firme

En cuanto a los tacones en sí, la regla para estar más cómodo es “el más grueso es el mejor”. ¡Y más seguro, tenemos que decirlo! Los tacones de aguja puntiagudos e inestables parecen caros y elegantes, pero pueden causar muchos problemas de salud. Al caminar, necesitas apoyo y un buen equilibrio, por lo que los tacones deben tener una superficie más grande. Eso también asegurará que el tacón no se atasque con superficies no estables.

11. Consigue plantillas ortopédicas

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Carrie Bradshaw Life Style 👠 (@carriebradshawsc) el

Los zapatos pueden ser de 2 tipos: regular y hechos a la medida. Lo que hace este tipo de calzado es realinear tus pies en los zapatos y proporcionarles apoyo para absorber el impacto del contacto con el suelo mientras caminas. Las plantillas de zapatos generalmente tiene una parte posterior pegajosa para un agarre más firme, así que invierte en varios pares por cada par de zapatos que sepas que necesitas para tener más comodidad cuando caminas.

¿Has probado alguno de estos consejos? ¿Puedes recomendar algún otro consejo útil cuando se trata de sentirte cómodo con tus propios zapatos? ¡Comparte en los comentarios a continuación!